Opinión Portada

¡Qué nobleza de los Murat! ¡Ya no la surres, Alejandro!

DETRÁS DE LA NOTICIA
Alfredo Martínez de Aguilar

 

Cuanto más acceso se tiene a información de las personas en general y en particular de los gobernantes, funcionarios y políticos, resulta más sorprendente conocer las miserias y grandezas humanas que les caracterizan, no siempre conocidas de todos y menos valoradas, en su caso.

Y esto ocurre en mayor medida en medio de la creciente mediocridad generalizada en Oaxaca. La sabiduría de los viejos abogados sintetizó esta falta de calidad humana en la vitriólica frase: ¡En Oaxaca el triunfo se persigue de oficio! Es decir, se perdona todo, menos el éxito. ¡Qué tal!

¡Con todas las opiniones en contra cuánta nobleza hay, por ejemplo, en el ex gobernador José Murat Casab y el gobernador Alejandro Murat Hinojosa para con sus amigos! ¿O de qué otra manera entender el resurgimiento político de Alejandro Avilés, cuando lo daban por muerto?

Quienes tienen el privilegio de ser amigos y hasta simples conocidos de Pepe y de Alejandro saben muy bien que ambos tienen un gran corazón con diferente envoltura. El primero gritón y mal hablado, el segundo educado, atento y amable. Este último, es el reverso de la moneda.

Claro, todos, amigos y conocidos, coinciden que Pepe exige incondicionalidad rayana en el sometimiento y la complicidad a grado tal que las más de las veces resulta aplastante, lo que algunos no están dispuestos aceptar para no imponerse una camisa de fuerza y perder libertad.

sin ser majadero para no ofender a las hipócritas buenas conciencias, que se dan baños de pureza en el agua del sanitario, y a los políticamente correctos, más que obligado es reconocer el gesto generoso de los Murat. Nunca abandonan a sus amigos y conocidos
Obligado es sugerir al defenestrado ex Secretario General de Gobierno: ¡Ya no la cagues, Alejandro! La vida es más que generosa, una vez más, contigo. Estás obligado a bajarle a la soberbia y a la prepotencia. Debes aprender la amarga lección que te dio la vida.

En tales condiciones, es necesario reconocer que al fin humano, limitado y falible, Alejandro Avilés Álvarez al igual que la inmensa mayoría de los servidores públicos y políticos en general, es dado a perder la dimensión de la realidad, a pesar de su trayectoria y experiencia.

La soberbia consiste en concederse más meritos de los que uno tiene. Es la trampa del amor propio: estimarse muy por encima de lo que uno vale. Es falta de humildad y por tanto, de lucidez. La soberbia es la pasión desenfrenada sobre sí mismo.

Apetito desordenado de la propia persona que descansa sobre la hipertrofia de la propia excelencia. Es fuente y origen de muchos males de la conducta y es ante todo una actitud que consiste en adorarse a sí mismo: sus notas mas características son prepotencia, presunción, jactancia, vanagloria, estar por encima de todos lo que le rodean.

Se ha dicho no sin razón que la soberbia es más intelectual y emerge en alguien que realmente tiene una cierta superioridad en algún plano destacado de la vida. La inteligencia hace un juicio deformado de sí en positivo, que arrastra a sentirse el centro de todo, un entusiasmo que es idolatría personal.

Hay dos tipos de soberbia; una que es vivida como pasión, que comporta un afecto excesivo, vehemente, ardoroso, que llega a ser tan intenso que nubla la razón, pudiendo incluso anularla e impedir que los hechos personales se vean con una mínima objetividad.

La otra es percibida como sentimiento, cursa de forma más suave y esa fuerza se acompasa y la cabeza aún es capaz de aplicar la pupila que capte la realidad de lo que uno es, aunque solo sea en momentos estelares. Entre una y otra deambula la soberbia, transita, circula, se mueve y según los momentos y circunstancias hay más de la una o de la otra en cada persona.

La toma de posesión de Alejandro Avilés Álvarez como delegado de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) tuvo un tufo más a predestape hacia la senaduría, que buscará a toda costa, o bien rumbo a una diputación federal como salida decorosa y premio de consolación.

Presente el Oficial Mayor de la Sedesol, Rodrigo Alejandro Nieto Enríquez, y la mayoría del gabinete legal y ampliado, encabezado por su sucesor en la Secretaría General de Gobierno, Héctor Anuar Mafud, y el Secretario de Desarrollo Social y Humano, Raúl Bolaños Cacho Cué, así como los delegados federales, presididos por el gabinista Carlos Santiago Carrasco.

Ante diputados locales y federales, presidentes municipales, dirigentes de partidos políticos y de organizaciones sociales, Avilés subrayó “desde aquí decimos al presidente Enrique Peña Nieto, que Oaxaca es su gran aliado en el proyecto de política social a nivel nacional”.

Por ello, comprometió, vamos a redoblar esfuerzos para que los programas de combate a la pobreza y marginación, lleguen a quienes verdaderamente deben llegar, a los pobres, mujeres, niños y familias que mas lo necesitan”.

Ratificó de manera enfática que “alcanzar la justicia social en cada una de las comunidades de los 570 municipios, es la meta que se ha trazado el actual

Gobierno del Estado que encabeza el Maestro Alejandro Murat Hinojosa”.

De ahí que, “desde el primer día de su Gobierno, se trazó el proyecto de un Oaxaca incluyente con una política social de resultados e igualdad de oportunidades para lograr una mejor calidad de vida a miles de oaxaqueños, a quienes se les garantiza el acceso a los derechos sociales y a una seguridad alimentaria”.

Con sobrada razón, sentenció que “el logro de los objetivos en la política social que encabezan en el país el presidente Enrique Peña Nieto y en Oaxaca el Gobernador Alejandro Murat Hinojosa, no serán posibles sin el trabajo en equipo, tal y como se está haciendo a través de la estrategia nacional de inclusión”.

Este trabajo ha logrado que para 2017, el Gobierno de la República destine 13 mil 500 millones de pesos, a través de los diversos programas que impulsa la Sedesol en la entidad oaxaqueña”.
“De igual manera, más de 280 mil adultos mayores cuentan con una pensión; alrededor de 300 mil mujeres están protegidas con el seguro de vida para jefas de familia; se ampliará de 75 a 161 municipios en los que el litro de leche Liconsa se venderá en un peso y Diconsa, mantendrá el kilo de maíz a 5 pesos con 20 centavos en las casi 2 mil 500 tiendas que operan en todo el Estado”.
Avilés salió al paso del futurismo al asegurar “el único objetivo es trabajar por Oaxaca y por los oaxaqueños, por el desarrollo y progreso que merecen las familias y los más necesitados, porque todos los oaxaqueños deben tener el mismo acceso a los derechos sociales, a su desarrollo integral e igualdad de oportunidades”.

De manera más que puntual, Raúl Bolaños Cacho Cué, titular de la Sedesoh recordó que el trabajo en equipo iniciado hace cinco años con Alejandro Avilés Álvarez permitió llevar a la gobernación de Oaxaca a Alejandro Murat Hinojosa.

“Así como hace más de 5 años juntos creímos en un proyecto que se llamaba Alejandro Murat y que juntos lo llevamos a una candidatura y que junto con él y con usted señor delegado lo llevamos al Gobierno del estado, tenga usted la certeza que así juntos vamos a reducir la brecha de desigualdad en nuestro estado”.

Reconoció que el reto es enorme, 2.6 millones de oaxaqueños viven en condiciones de pobreza, 77% de los no tiene acceso a la seguridad social; 60. 5% tiene una carencia en sus servicios básicos de vivienda; 36% no tiene acceso a la alimentación; 27% no tiene acceso a una educación digna; 22% viven en condiciones de hacinamiento, y 19% no tienen acceso a servicios de salud.

No dejó de reconocer la gran labor que hizo con Martín Vázquez Villanueva “porque con él pasamos de la etapa de diagnóstico a la estrategia y hoy de la mano de Alejandro Avilés Álvarez juntos vamos a lograr ejecutar esa estrategia para lograr que más oaxaqueños pasen por el camino del bienestar y estar arriba de la línea del bienestar y umbral de pobreza”. Terminó sus palabras expresando una frase que reitera frecuentemente el gobernador, en el sentido que “los campeonatos no los ganan las personas, los ganan los equipos, y el equipo de Oaxaca que tiene como capitán a Alejandro Murat en conjunto con Alejandro Avilés Álvarez y con todos ustedes, vamos juntos a construir el cambio que tanto anhela Oaxaca”.

Lo que no dijo Raúl Bolaños Cacho Cué es que el éxito o fracaso de Alejandro Murat en Oaxaca será la medida para emprender el vuelo hacia las alturas, fortalecer y consolidar o no su proyecto nacional. Al tiempo.

alfredo_daguilar@hotmail.com
director@revista-mujeres.com
@efektoaguila

Deja un comentario