MALO y la tentación autoritaria-dictatorial

0
Compartir

 

DETRÁS DE LA NOTICIA

Alfredo Martínez de Aguilar

 

En medio de la maraña informativa por la borrachera mesiánica triunfalista, se pierden notas sumamente trascendentes por su innegable importancia. Es indispensable, por tanto, su rescate.

Es vital hacerlo, al igual que con la memoria histórica o precisamente porque con el paso del tiempo pasarán a formar parte de ésta. Es por supervivencia como país libre e independiente.

Agustín Francisco de Asís Basave Benítez, priista renegado como Manuel Andrés López Obrador, amigo e ideólogo de Luis Donaldo Colosio Murrieta, afirma que el triunfo de MALO es un espejismo.

Alerta sobre hasta dónde llegará la auto contención de López Obrador al momento de ejercer el poder presidencial, pues consideró que parece ilimitado por las mayorías en el Congreso y la forma en que medios de comunicación, gobernadores y empresarios se han rendido ante él.

El académico, periodista, político y diplomático mexicano pone el dedo en la purulenta llaga de la renuncia de millones de mexicanos a la defensa de sus más sagrados derechos humanos fundamentales, a la vida, a la libertad y dignidad humanas, ante el autoritarismo y corrupción políticos.

La terca realidad que finalmente termina por imponerse revela, dolorosa y lamentablemente, que en un intento por conservar sus privilegios e impunidad ante sus abusos y corrupción hasta el Jefe del Estado Mayor Presidencial, Roberto Miranda, afirmó que esa corporación es moldeable, se puede ajustar a lo que quiera el nuevo Presidente Andrés Manuel López Obrador.

Abdicar de la defensa de estos derechos pudrió al Estado mexicano, convirtiéndole en un Estado fallido por la narcopolítica y la narcoeconomía, a la que no son ajenos todos los partidos políticos y sus gobiernos, incluyendo de manera destacada a Manuel Andrés López Obrador y Morena.

El colosista sabe de lo que habla, pues fue diputado por Nuevo León en la LV Legislatura del Congreso de la Unión, secretario ejecutivo de la Conferencia Permanente de Partidos Políticos de América Latina y el Caribe (COPPPAL), presidente nacional de la Fundación Colosio 1996-1997.

Asimismo, fue embajador de México en Irlanda. Militó en el PRI, pero renunció a éste en enero de 2002, después de crear varios movimientos disidentes en aras de la refundación del PRI en un partido socialdemócrata.

En 2005-2006, se sumó a la campaña de la Coalición por el Bien de Todos integrado por el PRD, PT y Convergencia, que encabezó Manuel Andrés López Obrador, y en 2007-2008 fue presidente del Consejo Consultivo del Frente Amplio Progresista con los mismos partidos.

Así que si algún político mexicano conoce a MALO, es el colosista Basave, doctor en Ciencia Política por la Universidad de Oxford, maestro en Administración Pública y Políticas Públicas en la Universidad de Purdue, Estados Unidos, y licenciado en Sistemas de Computación Administrativa del Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey.

Ha sido profesor de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), investigador del Instituto de Investigaciones Sociales de la UNAM y director fundador del Departamento de Ciencia Política del ITESM-CCM. No es, pues, ningún improvisado como muchos lopezobradoristas.

Dirigentes de la izquierda enlistaron una serie de riesgos que reforzarían prácticas antidemocráticas por la concentración de poder que tiene el virtual Presidente electo, Andrés Manuel López Obrador.

En una sesión de reflexión de los resultados del primero de julio, convocada por el grupo Iniciativa Galileos, el ex presidente del PRD Agustín Basave dijo que hay un espejismo sobre el triunfo de Morena, porque aún falta que haya una verdadera transición democrática.

“La elección fue un espejismo en muchos sentidos, se dice que México llegó al Nirvana en términos de democracia y que todo está a la perfección, pero es un espejismo”, reiteró, según información dada a conocer por Reforma.

Explicó que el aparato gubernamental no pudo operar un fraude monumental porque vio venir la ola de votos a favor de López Obrador, mientras que los otros dos candidatos reconocieron la derrota no tanto por demócratas, sino porque no quedaba de otra.

“Vemos que la transición democrática del 2000 fracasó y que ahora hay una tercera alternancia con la izquierda”, argumentó.

“Que pudo llegar el que estaba vetado, eso se reconoce, pero ahora falta que haya una transición democrática, porque ahora estamos en donde no hay contrapesos”, expuso Basave en un hotel de la Zona Rosa.

Sugirió que debe haber una oposición inteligente, que sepa actuar ante los excesos que se cometan.

El ex perredista Marco Rascón coincidió en que la incertidumbre radica en saber cómo ocupará López Obrador la concentración de poder, luego de haber logrado, opinó, un pacto con la oligarquía al final de su campaña, misma que se plasmó en su cierre en el Estadio Azteca.

Agregó que López Obrador utilizó a la izquierda como ahora utiliza a la derecha para llegar a la Presidencia, y que ese poder obtenido está a prueba si no cambia el modelo económico, por más programas sociales que establezca.

Dijo que desde ahora recurre a prácticas priistas al designar coordinadores estatales que serán vicegobernadores porque tiene una visión centralista del poder.

La designación de delegados, recordó, también lo aplicó en el PRD, enviando a un representante del CEN y con ello acabó con un partido federado.

El coordinador de la Iniciativa Ahora, Alfredo Figueroa, manifestó que pronto debe haber una definición de cómo actuar como oposición, con una narrativa que haga comprender a la ciudadanía que hay excesos en el poder concentrado del nuevo Presidente.

“Se ha logrado una mayoría como la que tenía Zedillo en su primer trienio.

Se debe construir un polo democrático ante las nuevas circunstancias, con una comprensión profunda de lo que ocurrió y de lo que se puede hacer en los próximos años”.

Guadalupe Acosta Naranjo indicó que, si bien López Obrador ganó con el 53 por ciento, debe haber el reconocimiento de que un 47 por ciento no voto por él.

“Ese número no se le puede pedir que desaparezca y que tenga un pensamiento único”, expresó.

“Estamos legitimados para ser oposición sin que se vea como una traición a la patria. Sería absurdo que desde la izquierda se ataque la pluralidad”.

 

alfredo_daguilar@hotmail.com

director@revista-mujeres.com

@efektoaguila

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here