Los intereses de los regidores de Huajuapan

0
Compartir

 

Por Horacio Corro Espinosa

Para el 30 de julio de 2020

 

La semana pasada cuando los regidores de Huajuapan se citaron para decidir sobre el semáforo rojo, vía Internet, todo terminó en un relajo; primero, porque Pablo Crespo de la Concha, Síndico Procurador del Ayuntamiento, hizo una propuesta de 15 días para cerrar todo establecimiento comercial que no fuera prioritario. Sin embargo, la presidenta municipal, Juanita Cruz Cruz, presentó la propuesta de una semana, y que se cerrara de 10 de la mañana a seis de la tarde durante todos esos días.

La mayoría de los regidores entendió que también se cerrarían bares, cantinas, discotecas, burdeles, y que no se iba a permitir el ingreso de la gente al primer cuadro de la ciudad sin cubrebocas. Alejandro Rosales Olmos, Regidor de movilidad urbana, hizo otra propuesta: que se consultara para el cierre al Consejo de salud, que incluye a la Jurisdicción sanitaria, y a otras instituciones.

Como en ese ayuntamiento no existe ningún liderazgo, este asunto les llevó poco más de cuatro horas y no llegaron a ningún acuerdo, así que como a la presidenta municipal se le hacía tarde para una reunión, abandonó la sesión. Al día siguiente se volvieron a reunir, y Juanita presentó una nueva propuesta: que se cerraran todos los bares, cantinas y discotecas, y además, los bancos dejaran de recibir gente foránea.

El Regidor Alejandro Rosales Olmos, volvió a proponer el consultar al Consejo de salud.

Aquí es donde Pablo Crespo, dijo que no tenía caso que se les consultara, mucho menos a la Jurisdicción sanitaria, ya que con ellos siempre es lo mismo: no aportan gran cosa, son cuadrados, y llevan mal sus estadísticas.

Por su parte, el Regidor de hacienda, Lázaro Romualdo de Jesús Acevedo Reyes, dijo que cerrar el comercio en su totalidad, era una medida muy estricta, que se haría sólo hasta que ellos vieran los muertos tirados en las esquinas.

Cuando se llevó a cabo la votación para la propuesta de la presidenta municipal, contra la propuesta de los regidores de oposición: que era cerrar todos los comercios no prioritarios durante todo el día y durante ocho días, el Regidor Miguel Morán Madrazo traicionó a sus compañeros al votar por la propuesta de la presidenta, pero lo hizo por un motivo, más bien, por un interés económico y material: le van a permitir lotificar unos terrenos que tiene junto a donde la presidenta construye su obra magna, la plaza de la feria.

El otro favorcito que le van a hacer al Regidor de desarrollo social y agropecuario, es autorizarle los permisos para la instalación de un bar sobre la calle Nooyo, y frente la escuela primaria Valentín Gómez Farías. Desde luego que este permiso violaría el reglamento municipal, ya que la escuela Valentín se encuentra a menos de 15 m de distancia, y dos iglesias están a menos de 100 metros. Vamos esperar a ver qué opinan los padres de familia y maestros de esa escuela.

Imaginen el valor que tiene, no los terrenos, no la ubicación del bar, sino el valor moral, ético y económico de este Regidor.

Aquí, Morán Madrazo, vendió su dignidad, su respetabilidad, su integridad, con tal de que le lotifiquen sus terrenos, y con tal de vender alcohol a unos cuantos metros de la escuela primaria.

No cabe duda que estos regidores llegaron a sus cargos no por un interés de servirle al pueblo, sino para servirle a sus ambiciones personales.

 

https://bio.cgmarketing.mx/horaciocorro/

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí