Espectáculos Portada

‘Coco’ con sabor oaxaqueño

EXCELSIOR

Previo al lanzamiento de la cinta animada, Excélsior visitó Oaxaca junto con el guionista y codirector Adrian Molina, para recordar personajes, lugares y colores que sirvieron como inspiración

OAXACA.

Considera­do como el quinto estado más grande de Mexico, Oaxaca fue una pieza única para la crea­ción del filme animado Coco, material que será lanzado a la venta este 9 de marzo, tanto en Blu-ray como en DVD .

Los colores, sabores y tra­diciones de San Martín Tilca­jete, en el que habitualmente por estas fechas, se hacen car­navales, fueron referente para algunos elementos que ro­dearon la familia de Miguel, el protagonista con anhelos de convertirse en músico. En este poblado se halla el taller de los maestros Jacobo y María Ángeles, sitio que sirvió para desarrollar personajes y sím­bolos. Respecto a ello, Adrian Molina, guionista y codirector del filme, reveló a Excélsioralgunos detalles, sentado en el taller que hallaron un Día de Muertos, debido a la inten­sidad de luces y adornos, y al que “le da gusto regresar des­pués de dos años y medio”.

“Tomamos aspectos de di­ferentes estados, por ejemplo para la tierra de los muertos nos basamos en Guanajuato, pero en Oaxaca encontramos el estudio de María y Jacobo, conocimos los alebrijes, ha­blamos de su significado y al desarrollar la historia de la pe­lícula todos esos elementos te ayudan a sustentar la trama.

“De Oaxaca tomamos los alebrijes, la celebración del Día de los Muertos, toda esa energía y colores están en los paisajes de la película. Quise ser lo más fiel en esta investi­gación y plasmarlo en la cin­ta”, recordó.

PREMIOS Y RÉCORDS EN TAQUILLA

Con más de 700 millones de dólares en taquilla mundial, casi 58 de ellos recabados en México con 23 millones de asistentes, se convirtió en la más taquillera en la historia de nuestro país. Coco sobrepasó las expectativas que se tenían de ella, la audiencia ha sali­do conmovida hasta las lágri­mas; este hecho, es tal vez la mayor gratificación que siente Molina.

“Es increíble, es algo que realmente no esperábamos, no es que tuviéramos esa es­peranza, trabajamos en este proyecto por seis años, po­nes todo tu tiempo, esfuer­zo y energía en ver todo ese amor reflejado, eso pasa con ver a toda la gente que habla de ella, familias que han ido, esos recuerdos, lo orgulloso que se sienten de sólo verla. Eso me hace reflexionar en que pusimos algo bueno en este mun­do”, indicó.

Coco ha conse­guido galardones como el Globo de Oro, y a menos que algo extraordina­rio pase, el filme de Disney-Pixar es el favorito para llevarse el Oscar a Mejor Cinta Animada, ade­más de contender como Me­jor Canción por Recuérdame. Hoy en día, Adrian y su equi­po tienen los dedos cruzados para que el 4 de marzo su cin­ta sea favorecida con el hom­brecillo dorado.

“Esperamos ganar el Os­car, pero uno nunca sabe (risas), tenemos los dedos cru­zados, pero uno nunca sabe cómo funcionan esas cosas. Cuando veo que estamos en todo este tipo de shows y pre­miaciones sólo me recuerdo a mí mismo lo orgulloso que estoy de la pelícu­la, de la historia y del equipo, todo fue orgánico, si se reci­be esa pieza será un extra. Cuando veo esta película lo que me llevo es esa sen­sación de orgullo de ver que nos une como comunidad y que espero que dure mucho tiempo “, remarcó.

COMPLEJIDAD Y GOZO

Con pósters que hacen re­ferencia a México, desde la época prehispánica hasta la actual, Coco no se hizo de la noche a la mañana, evidente­mente fue todo un proceso de creación en el que hoy en día, y totalmente satisfecho, el co­director hace un balance so­bre las complejidades de esta cinta.

“Además de la historia, que en sí fue difícil de desarrollar, porque no hay matemáticas para ello y lleva mucho tiem­po, creo que lo más comple­jo fue en términos del diseño y del mundo debido a que es muy grande, hay miles de per­sonajes, ya sea en el mundo de los vivos o de los muertos se les tiene que diseñar ropa. Teníamos que recrear el am­biente de las casas, de los pe­queños pueblos, hasta de las grandes ciudades qué hay en la tierra de los muertos, eso requirió trabajo de computa­dora, se requirieron de varias mentes creativas que supie­ran desde qué programa usar a las ideas de los diseños

“Fueron varias personas, porque si hubiera sido unas cuantas, hubiéramos tardado cientos de año. Se usó un pro­grama de computadora en un sentido artístico que de algu­na forma nos permitía seguir teniendo control, nos tomó un par de años el desarrollar esas herramientas, pero valió la pena una vez que ves el re­sultado, dices ‘fue tiempo bien invertido’, digamos que pudi­mos hacer mucho con poco”, manifestó.

Finalmente, Molina reve­ló cuál de todos los persona­jes es su favorito, así como las razones que lo llevan a tal decisión, aunque la respuesta podría cambiar de un día para otro.

“Mi personaje favorito cambia todos los días, pero hoy te puedo decir que es Mi­guel, me gusta el éxito de su canción, me gusta que esté dispuesto a hacer todo lo que se requiera con tal de perse­guir algo, me gusta que ama a su familia y de alguna forma quiere que todos estén unidos, es muy inspirador para mí, siente mi alma”, puntualizó.

Deja un comentario