Prevenir la diabetes, con un estilo de vida saludable

0
Compartir

MILENIO

La actividad física y una correcta alimentación son fundamentales para contrarrestar esta enfermedad.

La diabetes es un grupo de enfermedades caracterizadas por presentar niveles aumentados de glucosa en sangre, ante la incapacidad del cuerpo para producir o usar la insulina, que es la hormona que se encarga de que nuestros órganos y tejidos utilicen la glucosa para producir energía.

“Los tipos más comunes de diabetes son: diabetes tipo 1, tipo 2, y diabetes gestacional -comparte Beatriz Cuyás, licenciada en Nutrición y Ciencias de los Alimentos, y explica- la tipo 1 se presenta cuando el cuerpo no produce insulina; se diagnostica en edades tempranas y representa al 5% de las personas que padecen diabetes. La diabetes gestacional, continúa la especialista, se desarrolla durante el embarazo y, en general, desaparece después del parto. Por último, la tipo 2 es aquella en la que el cuerpo produce insulina de manera deficiente o no puede utilizar la que produce; se desarrolla a cualquier edad, aunque es más frecuente que aparezca en la edad adulta. Esta es la diabetes más común”. 

Cuestión de prevenir

Cabe destacar que la alimentación y el ejercicio juegan un papel central para la prevención de la diabetes tipo 2 y la gestacional, pues ayudan a mantener un peso adecuado y, con esto, reducir el riesgo de padecerlas.

La nutrióloga Cuyás recomienda:

Ser más activos a lo largo del día y hacer ejercicio diariamente.

Aumentar la fibra en la dieta (vegetales, frutas, cereales de granos enteros, leguminosas y nueces). 

Elegir cereales de granos enteros y alimentos hechos con ellos

Mantener un peso adecuado.

Si existen antecedentes familiares de diabetes, visitar al médico regularmente.

Cabe destacar que, quienes incluyen pan elaborado con granos enteros en su dieta, tienen menos riesgo de desarrollar diabetes tipo 2.

Bajo control 

La dieta programada es el pilar del tratamiento para quienes padecen diabetes tipo 2. En muchos casos, junto con el ejercicio, constituye la mejor medida terapéutica, para evitar complicaciones y procurar una vida normal.

“La personas con diabetes deberán elegir alimentos nutritivos en porciones adecuadas y en tiempos de comidas establecidos”, afirma Beatriz Cuyás.

El plan de alimentación dependerá de la edad, género, estado nutricional, actividad física, estados fisiológicos y patológicos, entre otros. “Sin embargo, podemos hablar de algunos alimentos que generalmente se recomiendan, como:

Verduras, frutas, leguminosas y alimentos hechos a base de granos enteros.

Lácteos reducidos en grasas.

Pescados ricos en Omega 3 (como el salmón, atún, macarela o sardinas dos veces por semana).

Aceites vegetales con moderación, aguacate y nueces.

Evitar alimentos con azúcares añadidas, ricos en grasa o que tengan mucha sal.

“El pan es un alimento bajo en grasa y rico en energía”, se aconseja elegir las variedades elaboradas con granos enteros, pues son buena fuente de fibra. Por ejemplo, desayunar una rebanada de pan de granos enteros tostado con queso, aguacate, jitomate y germinado de soya, acompañado con una fruta con yogurt descremado, es una buena opción comenta la especialista.

En cuanto al ejercicio, si se realiza con regularidad, no sólo ayuda a mantener un peso adecuado, sino que mejora la circulación y reduce la glucosa en la sangre, la presión arterial y los lípidos, así como la resistencia a la insulina. “Se recomienda una combinación de ejercicios cardiovasculares moderados, de fuerza y flexibilidad y, para aquellos que toman medicinas, hacer un plan físico, de la mano de su médico” agrega la nutrióloga. La diabetes es una enfermedad que podemos prevenir, y que puede ser controlada a través de una alimentación adecuada y un estilo de vida saludable.

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here