Portada Vida y Salud

Las (otras) teorías sobre el fin del mundo

Milenio

Stephen Hawking no es el primero que predice el fin del mundo. Aunque su teoría sobre que la humanidad acabará con el planeta Tierra en 600 años está fundamentada, muchos otros antes de él han asegurado que el mundo terminará ya sea por la colisión de un planeta, profecías mayas o religiosas y hasta el cambio del milenio.

Aquí te presentamos cinco de las teorías que más eco han hecho en los últimos 17 años:

>El cambio del milenio

Una de las principales teorías del fin del mundo se fundamentó en un error informático conocido como Y2K. En realidad, este error se trató de la costumbre de los programadores de detallar en el código fuente del software el año en un formato de dos dígitos, pero no contemplaban el 20-00.

Cuando esto salió a la luz, la gente comenzó a preocuparse pues se esperaba un fallo masivo de las computadoras a partir del primer segundo del nuevo milenio.

Lo cierto es que el fallo se registró sólo en algunas máquinas de Japón, Estados Unidos, Australia, Francia, Reino Unido, entre otros países y, previo al inicio del 2000, empresas y gobiernos tuvieron que desembolsar millones de dólares para corregir este error y evitar conflictos en el funcionamiento de sus compañías.

>>Los mayas no lo (pre) dijeron

El 21 de diciembre de 2012 fue una fecha crítica para miles de personas en el mundo: el día en que los mayas “predecían” que la vida en el planeta tal como la conoces terminaría.

La confusión nació pues en una estela encontrada en un sitio arqueológico de Tabasco, conocido como Tortuguero, estaba inscrita la fecha 13.0.0.0.0 4 Ajaw 3 Kank’in, que justamente correspondía al 21 de diciembre de 2012.

El propio Instituto Nacional de Antropología e Historia salió a explicar que esa fecha correspondía al fin de un ciclo de 5 mil 125 años que da paso a otro periodo y no necesariamente porque se anunciara el fin del mundo.

Justamente, los mayas tenían la creencia que al terminar cada uno de esos ciclos debían buscar otro lugar para vivir.

Incluso la propia NASA publicó el 22 de diciembre de ese año por qué no hubo un fin del mundo.

>>¿El papa Francisco qué culpa tiene?

Cuando Jorge Mario Bergoglio fue nombrado Sumo Pontífice en el Vaticano en 2013, no sólo su nombre resonó en el mundo, también el del profeta apocalíptico Nostradamus.

Una supuesta profecía dicta que un “rey negro” sería el último en el trono del Vaticano antes de que se desaten terribles enfermedades, plagas y catástrofes.

Francisco no es de tez oscura, pero pertenece a la orden de los Jesuitas, que se caracterizan por llevar sotanas negras y cuyo máximo representante es conocido como el “Papa Negro”, de ahí que se le relacionara con la catastrófica profecía.

>>La Tierra, ¿al revés?

Luego de varias profecías fallidas, en 2016 un video de Youtube publicado por una iglesia evangélica que utiliza mensajes apocalípticos para ganar adeptos y una de sus teorías indicaba que el 29 de julio de 2016 habría una inversión de los polos magnéticos de la Tierra que provocaría el fin del mundo.

Aunque la producción del video provocó risa entre usuarios de redes sociales, hubo quienes sí se tomaron en serio la teoría de la inversión de polos magnéticos y la inminente destrucción del planeta, por lo que la NASA (¡otra vez!) salió a dar una explicación puntual de la imposibilidad de que esa teoría se hiciera realidad.

La inversión de polos magnéticos sí es posible, incluso hay pruebas de que ya ha sucedido, pero eso no significa que se invierta la rotación de la Tierra.

La agencia espacial explicó que la polaridad magnética de la Tierra cambia irregularmente y una inversión magnética ocurre, aproximadamente, cada 400 mil años, pero esto no le hace ningún daño a la vida en el planeta.

>>¿Es un pájaro, un avión, un planeta que colisionará?

Una de las teorías que más se escuchan en internet, y que se ha mantenido vigente desde 2003, es sobre la supuesta colisión del planeta Niribu con la Tierra.

Según el presagio, el choque entre ambos planetas sucedería primero en 2003, luego se retomó en 2012 y de nueva cuenta se esperaba una gran colisión el 23 de septiembre de este año.

Su origen viene de un supuesto profeta cristiano llamado David Meade que dice combinar las lecturas de la Biblia con investigación científica.

Su teoría tomó tanta fuerza y a la NASA llegan a diario tantos mensajes preguntando sobre la veracidad de la misma, que nuevamente la agencia espacial salió al rescate de la ciencia (y de la tranquilidad de miles de angustiados humanos) y aclaró que no existe ningún Planeta X ni Niribu que esté ni remotamente cercano a la Tierra y mucho menos que represente un peligro.

 

Deja un comentario