Opinión Portada

La imagen del gobernador

 

 

Por Horacio Corro Espinosa

 16 de mayo de 2017

 

En la columna de ayer, “Primera línea”, que escribe mi amiga María de los Ángeles Nivón, titulada “Reprueban a Gobierno de Oaxaca con 48.04%”, dice que la medición fue hecha por la encuestadora Gii360, donde la imagen del gobierno de Alejandro Murat Hinojosa salió reprobada con 52.06% de aceptación ciudadana. Con esta cantidad, asegura Nivón, “no alcanza el 60% que sería la aprobación de panzazo, como se califica coloquialmente en las escuelas”.

Casi seis meses del gobierno de Alejandro Murat y parece que el barco se le va hundiendo cada día más.

Por todo lo que sucede en la entidad oaxaqueña, Murat Hinojosa tiene una imagen de debilidad frente a la ciudadanía. Primero, porque no cuenta con un equipo de trabajo que lo respalde, y luego, porque su gente más cercana actúa como estrellas y le roban imagen.

El perfil del gobernador decayó mucho después de las primeras semanas de su mandato, y más, cuando se descubrió que el gobierno de Oaxaca está en el buró de crédito internacional. Habrá que agregarle a esto el número de reflectores que tiene el Secretario de desarrollo social y humano, Raúl Bolaños Cacho Cué, y no el gobernador.

Hay que agregarle a todo esto lo que sucedió ayer antes del mediodía: el enfrentamiento entre los sindicatos Libertad y la CTM, por la obra que se realiza al lado del Teatro Álvaro Carrillo de esta ciudad de Oaxaca.

A ese espacio llegó un grupo de cholos que tiene afinidad con los del sindicato Libertad, para golpear a trabajadores de la CTM. En la trifulca resultó un muerto por arma de fuego, otros dos heridos, así como 5 vehículos incendiados.

Supongo que luego de lo sucedido la imagen del gobernador quedó mucho más disminuida todavía. Después de la batalla campal fueron quitados todos los fierros quemados y retorcidos que quedaron sobre la carretera por instrucciones de la sección 22, pues éstos no pretendían desviar su marcha trazada hacia el centro de la ciudad.

Así que la policía del estado tuvo que retirar todo obstáculo para que los maestros pudieran pasar por donde ellos ya habían decidido.

Con la disposición de la sección 22, se demuestra una vez más que el grupo magisterial tiene el poder en Oaxaca. Fue más importante abrir el paso a la marcha que el levantar las evidencias periciales después del enfrentamiento.

¿Dónde está la autoridad de la fiscalía?, ¿dónde la del gobierno del estado? Es Claro que en Oaxaca hay una sola autoridad: la sección 22.

Al final de cuentas pesó más el sindicato magisterial que el sindicato libertad, que el de la CTM, y que el mismo gobierno del estado.

 

 

Si verdaderamente se preocuparan por la imagen del gobernador, en casos como el de ayer, alguien hubiera puesto en marcha una estrategia que le diera al mandatario una imagen firme, fuerte, como la que tuvo como candidato al gobierno del estado.

Lo cierto es que alguien está muy preocupado pero por los Yupis. Ellos son los que llenan las planas de los diarios, de los portales en internet, y de las redes sociales. Es el caso de Raúl Bolaños Cacho, Secretario de la Sedesho, mientras que el gobernador se percibe débil.

Una cosa es segura, Alejandro Murat no ha olvidado sus palabras que utilizó desde sus primeros días de gobierno: “no vengo en revancha contra nadie”.

Entonces pues, que siga dando maromas Oaxaca, al final de cuentas es el menos importante.

Twitter: @horaciocorro

Facebook: Horacio Corro

horaciocorro@yahoo.com.mx

Deja un comentario