Especialistas del IMSS aconseja sobre la extracción y conservación correcta de la Leche Materna

0
Compartir

COMUNICADO

· La leche materna es el alimento para criar niños y niñas más sanos.

La leche materna es el alimento ideal para el bebé, ya que tiene todos los nutrientes que necesita en los primeros años de vida, favorece su crecimiento y desarrollo emocional e intelectual, además es higiénico, posee la temperatura óptima, es económico y de fácil disponibilidad.

Por lo anterior, es necesario que las mujeres que actualmente han dado a luz y que pasan por el inconveniente de regresar a trabajar o se ven en la necesidad de dejar a sus hijos al cuidado de algún familiar, conozcan las diferentes técnicas de extracción de la leche materna, así como la conservación correcta para su uso posterior, conservando todas las propiedades de este alimento.

De acuerdo con Felipe Francisco Aguado Maya, Coordinador Clínico de Pediatría del IMSS, es importante que antes de extraer la lecha materna con cualquier método que se elija (extracción manual, sacaleche eléctrico o manual) se realicen los hábitos de higiene que ya conocemos; lavado de manos con agua y jabón, lavado y esterilizado correcto de los recipientes que se van a usar.

La leche deberá ser refrigerada o congelada lo antes posible, todo dependiendo de cuando vaya a usarse, si se congela tiene un promedio de vida de ocho días.

Si se ha congelado y desea usarse en la siguiente toma, podrá pasarse al refrigerador para su descongelación y ser usada en las próximas 4 horas. Por el contrario, si es recién exprimida y se ha puesto en un recipiente cerrado, tiene un promedio de vida de 6-8 horas a temperatura ambiente.

Una vez fuera del refrigerador, calentada o manipulada, esta deberá desecharse, no debe ya ofrecérsele al bebé, indicó el especialista.

De preferencia deberá ser guardada en pequeñas cantidades (50–100 ml) para poder descongelar solo la que el bebé vaya a tomar inmediatamente.

Para mayor control se deberá colocar la fecha en cada envase e ir descongelando siempre la leche más antigua, una vez descongelada, removerla bien. Puede mezclarse para una misma toma la leche extraída en distintas fechas.

Para su uso y descongelación, lo ideal es colocar el recipiente bajo el chorro de agua fría e ir dejando que el agua salga progresivamente más caliente hasta lograr descongelar la leche y que esta alcance la temperatura ambiente. No se debe descongelar la leche materna en el microondas ni hacerla hervir, basta con llevarla a temperatura ambiente, tibia, que es como sale del cuerpo.

Finalmente, Aguado Maya exhorta a todas las madres a proporcionar a su hijo este alimento, pues es el único que contiene vitaminas A, B12, C y E, con sustancias únicas, como la proteína leptina, encargada de regular al organismo e indicar la cantidad de comida que necesita el cuerpo sin excederse.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí