Opinión Portada

Escaparate Político

Imparcial

Aunque sin muchas ganas, los diputados de la LXIII legislatura del estado, sobre todo los del PRI, se han visto obligados a analizar el tema de la transparencia gubernamental. De la misma manera tienen en sus agendas asuntos espinosos como la supresión del fuero, para ellos mismos y altos funcionarios, así como el fin de la figura del administrador municipal, tan abominada desde el momento en que los diputados de las LXI legislatura, la convirtieron en instrumento para el saqueo de las arcas municipales.

Aunque llevan casi medio año, estos diputados no han legislado temas trascendentes con lo que se consolidan como la cámara más improductiva pero igual de onerosa y con gran signo de corrupción que las dos anteriores. Dos botones de muestra:

Aunque Miguel Ángel Schutlz cobra como jefe de Prensa de la institución que llaman poder legislativo, adopta una actitud servil ante la fracción del Morena. En reciprocidad, la bancada de los “solovinos” de AMLO, le gestiona casi un millón de pesos que, dice, invertirá en la compra de nuevo equipo fotográfico, de video y grabadoras.

Los curulecos del Morena, del PRD y hasta del PRI, han condicionado su voto para desaparecer la detestada figura de administrador municipal, siempre y cuando les repartan determinado número de consejos de administración municipal. Esta es el patronímico con que quieren sustituir al de administrador.

El Ejecutivo del estado, Alejandro Murat, ha dicho que la designación de los administradores municipales sería su responsabilidad pero se ha topado con muchas resistencias. El anuncio lo hizo, seguramente, agobiado por los informes que tiene sobre la manera tan ruin en que los diputados que controlaba Alejandro Avilés, prostituyeron la figura de los administradores en más de 22 municipios en el trienio pasado. Con ellos, robaron hasta el hartazgo. Con estos negros antecedentes, sus panegiristas aún se atreven a candidatearlo para Senador.

Como ejemplo del apego a seguir saqueando las arcas municipales con administradores impuestos, está el bloqueo de tres días de la carretera al Istmo. Un gran caos a la altura de El Portillo, contra la imposición del administrador municipal y Alejandro Avilés no lo removió. Prefirió dañar al pueblo y a la economía de la región del Istmo al ser cerrada su carretera principal durante tres días.

Desorden

La priista María de las Nieves García Fernández dice que coordina la camada tricolor pero no. Dado que no obtuvo el hueso de la SSO que, dicen, tiene mucho para roer, anda al garete. El desgano y la división se reflejan en la actitud de los 17 diputados que, dice, controla. La verdad es que hay tres grupos en la bancada tricolor.

Alejandro Avilés maneja a cinco o seis diputados desde la Secretaría General. Les ha dado línea para que no avance la iniciativa para la desaparición de la figura del administrador municipal. El juchiteco “rico de abolengo” Samuel Gurrión, ha hecho ligas con otra media docena a los que dice controlar y el resto, a veces, atienden las consignas de doña Nieves.

Tal desbarajuste se ha visto durante las discusiones de la iniciativa perredista para la desaparición del fuero y para dar entrada a la ley de transparencia.

Algunos diputados del PRI firmaron la iniciativa y otros dicen que “no pasara”. Acostumbrados a los “moches”, al tráfico poder y a la corrupción, los diputados serían los primeros perjudicados al desaparecer el fuero. No creo que se atrevan a auto-inmolarse, me dice un perredista.

En las fracciones de todos los partidos, de plano, esquivan el tema de la transparencia.

Algunos diputados me informan que entre los coordinadores de las bancadas no se ve la mínima voluntad política de legislar para acotar el manejo opaco de los recursos públicos; están acostumbrados a legislar pero por la opacidad como lo hicieron en la cámara pasada. Reformaron la ley para dar impunidad a los alcaldes y administradores municipales que saquearon los presupuestos. Hoy gozan de total impunidad, disfrutando del botín que, obvio, compartieron con Avilés y otros diputados.

Incorregibles

Los del PAN, definitivamente se hacen como el tío lolo. No quieren saber nada de transparencia, sobre todo Juan Iván y Eufrosina Cruz Mendoza. Ambos han hecho desde sus cargos inmenso tráfico de influencia. El primero para desviar recursos del congreso con la complicidad de la ex diputada y presidenta de la JUCOPO, Antonia Natividad Díaz, y doña Eufrosina para pedir “moches” por todas las obras que, dice, gestionó para diversos municipios.

Hoy mismo, la distinguida panista e icono del indigenismo de Guiegolani, está envuelta en un gran escándalo en su propio pueblo donde, como auténtica ladina, quiere lucrar económica y políticamente. El mismo tío de Eufrosina, don Faustino Villavicencio, dolido por los abusos de la diputada del PAN, soltó el llanto al relatar la manera tan insolente y sucia en que lo invalidó como presidente municipal de Guengolani, por no entregarle la concesión de obras municipales. De acuerdo a lo que se ve en un video que circula en redes sociales, don Faustino fue electo por su pueblo pero al negarse a que el esposo de Eufrosina construyera tres obras para su pueblo dizque porque el recurso lo gestionó la diputada, lo inhabilitó al presentar sus abogados una controversia supuestamente porque “su elección no se ajustó a la ley”. Y eso que allí se ajusten al régimen de usos y costumbres.

?Ustedes creen que estos diputados van a legislar para la transparencia y la desaparición del fuero constitucional? Claro que no. Y lo peor, como dijo el ranchero, es que “con estos bueyes tenemos que arar” en el congreso de Oaxaca.

Deja un comentario