Opinión Portada

Detrás de la noticia Alex Murat, El Solitario de Palacio; gabinete inepto

Alfredo Martínez de Aguilar

(A Gilberto Cossío Matus, compañero y amigo periodista de la vieja guardia en el desaparecido diario El Fogonazo, dirigido por Héctor Loyo Muñoz, por su sensible fallecimiento, a su esposa, hijos, familiares y amigos. Un abrazo solidario en estos momentos difíciles. ¡Descanse en paz!)

 

A menos de dos meses del Primer Informe de Gobierno de Alejandro Murat Hinojosa, exactamente en 57 días más, existen marcados claroscuros. El desempeño personal del joven mandatario oaxaqueño es altamente positivo como a todos consta.

En poco tiempo, el gobernador Alejandro Murat se ha convertido en el Gran Solitario de Palacio. A pesar que en todo momento busca privilegiar el trabajo en equipo, es por demás público y notorio que el gobernante está solo y trabaja solo.

Resulta doloroso observar, por decir lo menos, que ni siquiera por conservar la chamba se apliquen algunos de sus amigos y compadres incómodos, mucho menos que lo hagan quienes tienen aspiraciones políticas en el próximo ‘piñatazo’ de diputaciones federales y locales, senadurías y presidencias municipales.

A estas alturas de la administración, a punto de cumplir el primer año de gobierno, la mayoría de sus colaboradores no le entienden ni apoyan. Salvo su esposa y dos o tres amigos y colaboradores, aguantan su intenso ritmo de trabajo desde la campaña a la gobernación del estado.

Así lo prueba, una vez más, su incansable labor para hacer frente a los desastres provocados por los huracanes y los sismos desde el primer momento del pasado 7 de septiembre y, luego del ocurrido dos semanas después, el 19 de septiembre.

La puesta en marcha de la etapa de la reconstrucción en los 41 municipios más dañados por los sismos en el Istmo de Tehuantepec, especialmente Juchitán, exigen profundizar los cambios hasta ahora realizados en el gabinete legal y ampliado.

A los 16 cambios realizados a la fecha, incluyendo el de Adolfo Maldonado Fuentes. Amando Bohórquez Reyes y el de Martha Alicia Escamilla López, antes y después del Primer Informe de Gobierno, seguramente Alejandro Murat continuará el reajuste de su gabinete legal y ampliado.

Tarea que resultará doblemente titánica ante el terremoto de la corrupción en la reconstrucción y que de no ser exageradamente escrupuloso en el manejo de los miles de millones destinados a esa actividad, podría convertirse en el Talón de Aquiles del gobierno de Alejandro Murat.

Dichos cambios deben hacerse extensivos a varios de los delegados federales, quienes poco o nada han hecho por trabajar en el ámbito de su competencia al lado de los titulares de las diversas secretarías comisionados presidencialmente en los diversos municipios afectados.

Por cierto, si alguien sabe de las actividades del delegado de la Secretaría de Desarrollo Social, Alejandro Avilés Álvarez, por favor que nos informe, porque hasta el momento nada se sabe de él, con todo y que esa dependencia federal juega un papel preponderante en la reconstrucción.

No deja de llamar la atención de los observadores políticos que con toda su bien ganada fama de activismo priista, el ex dirigente estatal del PRI y ex secretario general de Gobierno esté prácticamente desaparecido, a menos que sepa que no será senador y esté haciendo berrinche.

El reverso de la moneda es el director general de Liconsa, Héctor Pablo Ramírez Puga Leyva, quien todos los días pone de manifiesto el claro compromiso social del presidente Enrique Peña Nieto con el gobierno de Alejandro Murat, con Oaxaca y con sus paisanos oaxaqueños.

Afortunadamente, en la talacha diaria lo mismo en Juchitán de Zaragoza que en Asunción Ixtaltepec o Unión Hidalgo, el gobernador cuenta con el incondicional apoyo y trabajo de Marisela Ivette Morán Rodríguez, Presidenta del Consejo Consultivo del DIF, de ascendencia geromeña.

Es innegable que Alejandro e Ivette lo hacen para seguir creciendo políticamente a nivel nacional, lo que es lícito, válido y legítimo. A lo que tienen derecho, una vez que la vida les dio la oportunidad, pero también lo hacen por sus hijos Alexa, Emilia, Alejandro e Ivette.

Si Alejandro Murat da positivos resultados consolidará su meteórica trayectoria política para jugar en las grandes ligas nacionales. Oaxaca es, pues, su gran plataforma de lanzamiento a lo largo del próximo sexenio, seguramente desde una secretaría de Estado.

Para su fortuna cuenta con el abierto y decidido apoyo del presidente Enrique Peña Nieto, quien con cinco giras de trabajo a la región del Istmo de Tehuantepec, se reivindica con Oaxaca, después del público abandono por espacio de cinco largos años.

Bajo la coordinación de la controvertida ex perredista Rosario Robles Berlanga, secretaria de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu), el primer mandatario de la República ha volcado todo el apoyo de la federación a Oaxaca, sobre todo, al Istmo de Tehuantepec.

Desde el primer día de gobierno destaca la actividad de Raúl Bolaños Cacho Cué al frente de un área de suma importancia, hoy más que nunca en Oaxaca. Su amigo, el Jefe del Ejecutivo no se equivocó al nombrarle Secretario de Desarrollo Social y Humano (Sedesoh).

En medio del caos laboral, administrativo y financiero, heredado de Alberto Vargas Varela, Javier Villacaña, hace su mejor esfuerzo por enderezar y mantener a flote el funcionamiento de la administración estatal. Poco le ayuda la corrupción de la dirigencia sindical de los burócratas.

No obstante, es por demás evidente el balance negativo de la mayoría de los integrantes del gabinete legal y ampliado. A pesar de haber transcurrido 11 meses de gobierno no termina la curva de aprendizaje para los funcionarios importados del Estado de México y la CDMX.

Lo mismo ocurre con los hijos de varios oaxaqueños ausentes, como Ángel Meixueiro González, quien anda en abierta campaña por la diputación federal, y Sergio Vera Díaz. Hijos de padres nacidos en Oaxaca, Ángel Artemio Meixueiro Sigüenza y Sergio Vera Cervantes, respectivamente, pero realizados éstos políticamente en la Ciudad de México.

Al igual que el Jefe de la Oficina de la Gubernatura, Vicente Mendoza Téllez Girón, el Coordinador de Asesores, Guillermo del Pozo García, Ángel y Sergio desconocen que existen 13 mil localidades oaxaqueñas y, en consecuencia, ignoran su ubicación geográfica en las ocho regiones del Estado.

Por tal motivo, están hechos bolas para ultimar los detalles de la atención a miles de damnificados por los desastres naturales que han golpeado severamente a Oaxaca, toda vez que no conocen físicamente la entidad sureña.

Lo peor de todo, es la ineficiencia e ineficacia de quienes tienen amplia experiencia y trayectoria, pero tampoco dan resultados. Ello ocurre, sobre todo, en las áreas mas vulnerables por estratégicas como la Secretaría General de Gobierno.

Ahí están a la vista de todos los pésimos resultados en materia de gobernabilidad y gobernanza de Héctor Anuar Mafud, en seguridad pública de José Raymundo Tuñón Jáuregui y de José Manuel Vera Salinas y, especialmente, en protección civil.

Resultan condenable por inconcebible que no exista una Agenda ni Atlas de Riesgos políticos y naturales actualizados. Al gobierno coalicionista de Gabino Cué no interesó actualizar el último Atlas de Riesgo elaborado por el ex gobernador Ulises Ruiz Ortiz.

Menos mal que aun cuando no tomaba posesión oficialmente Heliodoro Díaz Escárraga se puso a trabajar de tiempo completo. Dada su estrecha cercanía con la familia Murat, “El Yoyo” no tiene derecho ni se puede dar el lujo de fallar en la Coordinación Estatal de Protección Civil.

Su experiencia como dirigente universitario izquierdista convertido más tarde en policía político del Estado mexicano garantiza que Heliodoro Díaz Escárraga entienda bien a bien que, hoy más que nunca, gobernabilidad y protección civil, deben funcionar estrechamente coordinados.

Celestino Manuel Alonso Álvarez y “El Yoyo”, así como Jaime Larrazábal Bretón, podrían conjuntar una trinca que amarre las manos a las 685 organizaciones sociales radicales que ven en la reconstrucción de los sismos un nuevo y apetitoso botín. Es hora que Larra retorne a trabajar por Oaxaca.

 

Deja un comentario