Policiaca Portada

Con el tren en movimiento… ¡roban las llantas a autos nuevos!

Excelsior

PUEBLA, Puebla..-Las vías férreas del país enfrentan una “dramática crisis” de inseguridad, con un aumento de casi 9 veces en los robos a ferrocarriles de enero a septiembre; con violencia nunca antes experimentada al secuestrar y lesionar a la tripulación y en los que participan grandes comandos, con acciones perfectamente organizadas y planeadas, que se apoyan con 20 0 30 trailers y armas largas de alto poder, denunció Iker de Luisa, director de la Asociación Mexicana de Ferrocarriles (AMF).

En entrevista con Excélsior, el directivo de la AMF explicó que tal crisis se observa principalmente en la línea Veracruz–Valle de México, con énfasis en el tramo Veracruz–Puebla, en donde la acción de las fuerzas de seguridad se ha visto totalmente rebasada; dado que, por ejemplo, los efectivos del ejército han concentrado sus actividades en la vigilancia de los ductos de Pemex.

De esta forma, explicó que los huachicoleros, al verse limitados en el robo de combustibles, han migrado su actividad delictiva hacia el autotransporte de carga y ahora en contra del ferrocarril, mismo que ha pasado de 40 robos mensuales en enero a 350 en agosto.

Comentó que independientemente del robo de insumos y bienes que se transportan por ferrocarril, resulta más grave aún la afectación en las operaciones en las vías y que, por ejemplo, este miércoles 6 de septiembre, están detenidos 18 trenes en la ruta Veracruz – Puebla, debido a que está siendo asaltado un convoy lo que automáticamente detiene a toda la línea.

Comentó que de la mismos que forma que los asaltos al autotransportes ahora “es alarmante los robo a la carga en la zona de Veracruz y de Puebla, esto se explica con todo el tema huachicolero, del robo a combustibles a los ductos de Pemex; pes que desde hace mes y medio o dos meses se empezó a atacar de manera importante, frontal, con efectivos del ejército”.

Advirtió que “ya tenemos ahí una situación bastante dramática, típicamente a inicios de enero se tenían cerca de unos 40 asaltos al mes en la ruta México – Veracruz, ahora en agosto hubieron 350 robo al tren, esto es un incremento por más de 7 veces. Es un perjuicio que sufren los usuarios los dueños de la carga, pero al final de cuentas esto ya se está tornando en una afectación operativa. Porque ya son tanto y tan frecuentes los ataque al tren y pues duran, depende el tiempo, pero podemos tardos 2, 3 o 4 horas en restablecer el servicio, que liberen a la tripulación, que en algunos casos son secuestradas las tripulaciones y en otros casos, no los secuestran pero hasta que vacían en tren por completo se van estas bandas”.

Agrego que “hay ocasiones que hay 10, 20, 30 vehículos esperándonos, con una barricadas y de esa forma ya son actividades a escala muy planeadas, muy coordinadas y con un nivel de violencia que no hemos visto”.

Comentó que existe coordinación federal y estatal pero que “vemos que están rebasadas las instancias, sí hay operativos, sí hay presencia, pero no suficiente; pues se requiere de mayor actividades de inteligencia, de mayor capacidad de reacción y, por otro lado, ver que otros condicionantes hay, más del tipo de que la gente se están yendo a robar.

Comentó que en la zona de Tehuacán el robo principal son granos destinados a la producción avícola, maíz y frijos de soya, que tiene un mercado local o para autoconsumo.

Comentó que de la misma forma atacan el tren intermodal que viene del Puerto de Veracruz, con todo tipo de productos de consumo, de importación desde ropa, vinos y licores, electrodomésticos, eléctricos y que son asaltados con “mayor salvajismo”.

Iker de Luisa advirtió que uno de los grandes riesgos es que esta ruta es por la que se transportan productos petroquímicos secundarios provenientes de toda la zona de Coatzacoalcos, Pajaritos, Cosoleacaque, hacia el centro de la República.

La situación tiene ciertos visos ya de descontrol en una ruta en la que hay productos peligrosos, por lo que estamos alertando a las autoridades de esta zonas de descontrol, de inseguridad máxima”, dijo.

Por lo anterior, comentó que desde hace meses se están en mesas y negociación continua con las autoridades de ambos estados en busca de reforzar la vigilancia, de la misma forma que con el nivel federal.

No solo policía federal, de inteligencia, de reacción, sino que es necesaria la intervención institucional, social de políticas públicas contra la pobreza en esas zonas, mecanismos son las que pueda tener más presencia el Estado.

De hecho, las empresas ferroviaria cuenta con 567 efectivos de seguridad privada en esa ruta, además de 12 patrullas, drones, sistema de circuito cerrado de televisión y una red de monitoreo.

Deja un comentario