Opinión

-Que lo investiguen.

Locutores

¡Justicia!