Acusan que Juanita, abuelita que vende gelatinas es explotada

0
Compartir

CUAUTITLÁN IZCALLI, Estado de México.

Luego de que se hiciera viral la historia de Juanita, una mujer de la tercera edad que vende gelatinas, pues es el único sostén de su familia, frente a la zona de bancos de Cuautitlán Izcalli,las personas comenzaron a buscarla para ayudarla.

Sin embargo, algunos empleados de los alrededores que la observan todos los días temen que Juanita, quien dice ya no recordar cuantos años tiene, sea explotada, pues afirman ver cuando le llevan más producto para vender, mujeres que presuntamente serian sus familiares.

La tienen forzada a trabajar vendiendo  gelatinas, tiene a sus hijas y le traen más para vender y todo eso, pues me imagino que la están obligando a trabajar, y ya se ve que ya no puede ni una sillita para que se sentara se siente o algo”, apuntó Agustín quien tiene 22 años como vigilante de la zona.

Asegura que como él varias personas han observado que cuando Juanita termina temprano le traen más que venderUna muchacha que vende churros allá  por la torre ejecutiva, le dicen  vienen y vienen y le traen más cosas para vender sus hijos o sus sobrinas o  nietas, yo me imagino que la están forzando a trabajar Esta muy mal  eso, la señora ya no esta para trabajar, peor si es por su voluntad a todo dar pero si la están forzando obligando ya esta mal eso “.

Ahora sólo piden alguna autoridad pueda investigar la situación de la mujer.

Juanita Cruz vende gelatinas desde hace 40 años y desde hace varias décadas  se coloca frente a la zona de bancos de lunes a viernes. Ella narra que aunque tiene tres hijas, dos trabajan para mantener a sus hijos, por lo que ella se hace cargo de otra de sus hijas de 35 años que sufre artritis. Ando aquí porque mi hija anda malita de sus manos y ella no puede trabajar y por eso yo tengo que salir. Hay personas que están mal de un pie, de un brazo que no pueden hacer nada ella esta así de sus deditos para acá y no esta bien, y es  que ella tiene no puede hacer nada y por eso yo salgo”, indicó Juanita.

Por ello, todos los días con una bolsa y un carrito de mandado llega hasta el centro del municipio y con un tapabocas trata de protegerse del coronavirus. Asegura que Dios la protege.Es que yo no le temo a eso, yo tengo  mucha fe en Dios, que el me ha puesto en este mundo, él me dio la vida, y él me ve, no pueden más los del mundo que Dios por eso pongo mi fe en él y gracias a Dios no me ha pasado nada y espero en Dios que no me va a pasar nada, ni a mi ni a mi familia ni a todos el mundo que Dios nos cuide y nos proteja con su bendición y a todos no va bien y nada nos va pasar”, añadió.

Algunas personas le tomaron fotos que difundieron en redes sociales y pidieron que cooperaron para que Juanita no esté más tiempo expuesta en la calle. Al ser un grupo vulnerable, incluso un grupo de personas provenientes de la Ciudad de México han llegado hasta Cuautitlán Izcalli para tratar de ayudarlaLo que pasa es que nos dio mucha tristeza ver a la señora Juanita en redes sociales, la venimos a ayudar nosotros queremos ayudarla mensualmente para que no salga a vender gelatinas porque ya esta muy grande la señora, no nos ésta dando su dirección o su teléfono aquí nos gustaría ayudarla a la señora Juanita, ésta muy complicado que este aquí en la calle, la verdad la pandemia ésta muy complica y a su edad es muy peligro que este aquí en la calle”, añadió  Héctor de la O, habitante de la Ciudad de México.

Juanita no sabe decir donde vive ni proporcionar algún teléfono, ella solo dice que sabe como llegar todos los días, pues muchas veces se ha cambiado de domicilio.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí