Información General Portada

3 consultores explican por qué México debería aumentar el IVA y reducir el ISR

CIUDAD DE MÉXICO.- Los cambios fiscales en Estados Unidos obligarán a que las autoridades mexicanas hagan un replanteamiento de su sistema impositivo actual.

Explican, que deberá darse más peso a los impuestos al consumo como el IVA y la recaudación local a través del impuesto predial, y menos a los gravámenes al ingreso como el ISR.

En esto coincidieron Ricardo González y Eduardo Barrón, socios del área de impuestos de Deloitte en el país, y Manuel Rico, socio de impuestos internacionales de KPMG en México.

Entrevistados, los expertos en materia fiscal explicaron a Excélsior que la reducción de tasas corporativas en Estados Unidos, de 35 a 20%, hará menos atractivas las nuevas inversiones en México.

Afirmaron que el ISR es una variable que influye directamente en las decisiones de inversión de las empresas, sobre todo de aquellas que no son intensivas en mano de obra, por lo que el país deberá seguir el mismo paso que Estados Unidos y reducir sus tasas vigentes.

Coincidieron en que se deberá aprovechar el proceso electoral de 2018 para debatir seriamente sobre una reforma fiscal integral para ser aplicada durante 2019.

HAY QUE APROVECHAR MÁS EL PREDIAL

Manuel Rico, socio de impuestos internacionales KPMG en México, dijo que la reducción del ISR y el aumento de los ingresos por IVA se debe complementar con un mayor aprovechamiento del impuesto predial.

Es un impuesto que por ley ya se puede cobrar. México tiene una de las recaudaciones de predial más bajas del mundo. La reforma fiscal deberá incentivar a que los gobiernos locales utilicen más este instrumento”.

Rico comentó que otro elemento de la reforma fiscal en Estados Unidos es que plantea deducciones a la inversión, cuestión en lo que México también quedaría rezagado.

En Estados Unidos la lógica es incentivar el empleo, la inversión y el crecimiento. México debe transitar por la misma ruta, por lo que también deberá incluir mecanismos para la deducción de inversiones”.

Sobre la reducción del ISR, destacó que muchos países ya lo han hecho, pero dado que el espacio fiscal en México es limitado, se podría pensar en pasar de 30 a 25 por ciento.

SE DEBE COMPENSAR A LOS MÁS VULNERABLES

Ricardo González Orta, socio director Nacional de Impuestos y Servicios Legales de Deloitte en México, explicó que en el proceso de bajar la tasa del ISR empresarial y recaudar más a través del IVA, se debe compensar a la población más vulnerable.

Los impuestos al consumo son más regresivos y tienden a aumentar la desigualdad. Por eso la reforma fiscal también debe incluir mecanismos de compensación para los sectores de menores recursos. Si no se hace eso, ésta será vista como un mecanismo que sólo beneficia a los empresarios”.

Explicó que un racional detrás de reducir el impuesto corporativo es que México tiene una de las tasas más altas en el mundo.

De concretarse la reducción en Estados Unidos a 20%, sólo Francia y Bélgica quedarían por encima de México como los que tienen la tasa corporativa más alta del mundo. Entonces no sólo nos deja en desventaja frente a nuestro principal socio comercial, sino que quedaríamos rezagados frente al resto de los países”.

OPORTUNIDAD PARA CREAR NUEVO SISTEMA

Eduardo Barrón, socio de Impuestos Internacionales de Deloitte en México, afirmó que la reducción de impuestos a empresas en Estados Unidos, si bien restará competitividad a las nuevas inversiones en el país, abre una oportunidad para que se pueda debatir seriamente “la tan anhelada reforma fiscal que México necesita”.

Explicó que la vía que se debe seguir es incrementar la recaudación por la vía del consumo y menos en renta.

Añadió que aunque existen propuestas de que se puede incrementar la recaudación del ISR en los extremos más altos de la distribución del ingreso, “no habría mucha tela que cortar con esa ruta”.

Comentó que el proceso electoral de 2018 “va a aletargar” la puesta en marcha de una reforma fiscal, ya que en campaña es impopular hablar de que se aumentarán ciertos impuestos.

Sin embargo, confío en que el país pueda aprovechar esa coyuntura para que se debata acerca de lo que se necesita para hacer más competitivo el sistema tributario mexicano.

Deja un comentario